Se prohíbe en España apostar a eventos en los que la mayoría de participantes sean menores

Prohibidas las apuestas si los participantes son menores

Casas de apuestas

Esta semana se ha publicado desde la Dirección General de Ordenación del Juego la tipología de eventos que son susceptibles de ser considerados inapropiados de cara a las apuestas deportivas por contar con una presencia mayoritaria de menores de edad lo que repercute directamente en las casas, que no podrán ofrecer apuestas sobre ellos.

De este modo quedan definidos con exactitud los torneos y partidos en concreto que no podrán aparecer entre la oferta de apuestas ni a través de páginas web ni locales físicos.

Si bien en España ya algunos partidos como los de selecciones sub17 ya habían desaparecido de los operadores que trabajan bajo el marco de la regulación, debido a una norma del BOE del 11 de julio por la que se excluían los eventos protagonizados íntegramente por menores de edad, a partir de ahora se les unirán otros casos.

Una vez se aprecie que una competición o evento es de participación exclusiva o en su mayoría para menores de edad, quedará excluída en su totalidad para las casas de apuestas.

En eventos en los que los menores de edad pudieran participar de forma mayoritaria, para decidir la posible prohibición se calculará considerando a todos los deportistas que pudieran tomar parte en el juego, por ejemplo en el caso del fútbol se estudiará la lista de convocados. Es decir, no se considerará el once inicial sino que el cómputo de jugadores sobre el césped y además en los banquillos.

Un evento será considerado para menores de edad si más de la mitad de sus participantes son menores

Se considerará que un evento es de mayoría menor de edad cuando la mitad más 1 de los participantes son menores de edad. Volviendo al ejemplo del fútbol, si cada equipo convoca a 22 jugadores sumarían 44, pues si al menos 23 son menores de edad el partido no podría ser ofertado en ninguna casa de apuestas en España.

Para evitar que surjan dudas a raíz de esta norma, la DGOJ ha facilitado unos ejemplos prácticos para orientar a los operadores de juego.

En el caso del tenis, si se enfrentan un menor y un mayor de edad, el partido podrá ser apostado porque sólo es menor la mitad de los participantes. Si fuese un partido de dobles, con 2 menores podría ser objeto de apuestas pero no si fuesen 3 los menores de edad participantes ya que superarían la mitad.

Esta nueva norma pretende distanciar a los menores del juego y asociar la actividad con deportistas que además de mayores de edad sean adultos. Responde a un nuevo episodio del conflicto que gira en torno a las apuestas y en especial en lo que a menores de edad se refiere, y en ese equilibrio al que se pretende llegar entre apostantes, operadores de juego, opositores a las apuestas deportivas y profesionales del sector.