18+ | Publicidad | Aplican Términos y Condiciones | Juega con responsabilidad

Casas de apuestas

Nueva Codere toma forma y fija sus objetivos: España, México y el canal online

Para ello el consejo y el equipo directivo trazarán el plan de negocio 2022-2026.

Pablo Ruiz   12. febrero 2022
Imagen conceptual de objetivos empresariales ©imago images / Panthermedia, 28.10.2020

Nueva Codere empieza a coger forma después de la reestructuración de la compañía de juego. Recientemente ha completado su consejo de administración, formado por ocho personas y presidido por Christopher Bell.

Nuevo órgano de gobierno de Codere

El órgano de gobierno quedaría compuesto por dos tipos de consejeros, tal y como decía el acuerdo reestructuración. Los consejeros de clase A serán de carácter ejecutivo y en este grupo entrarían Cristopher Bell, Vicente Di Loreto, Aidan De Brunner y Antonio Moya-Angeler.

Luego quedarían los de clase B que serían personas que vivan en Luxembugo, nueva sede de la compañía tras el proceso de reestructuración. En concreto serían Laurence Biver, Isabelle Lambert, Mathieu Kakal y Sandra Egan. 

El objetivo de todos ellos será fijar las bases de la nueva estrategia del grupo, con el fin de recuperar las cifras de negocio anteriores a marzo de 2020 que todavía lastran tras 2 años.
Para ello el consejo y el equipo directivo trazarán el plan de negocio 2022-2026.

España, México e internet

Esta estrategia contempla 3 localizaciones consideradas como claves, que son España, México y el canal online. La idea es seguir trabajando tanto en el ámbito presencial como en el online, mejorando e incorporando todas las novedades que salgan al mercado.

Argentina ha sido un terreno estratégico para Codere, llegando a ser el 2º país que más ingresos generaba antes de que todo cambiara en la primavera de 2020. En esta ocasión queda fuera del foco del grupo, debido a que los bonistas y máximos accionistas de Codere han estado valorando vender sus activos allí que son 6.000 máquinas y 13 salas de juego. El motivo es que el exceso de regulaciones e impuestos y la inflación han dificultado mucho hacer del argentino un mercado rentable.

En los primeros nueve meses de 2021, el negocio argentino de Codere dejó una pérdida de 31 millones de euros, lo que supone más del doble que en el año 2020.