Malos tiempos para William Hill que podría cerrar 700 locales

Casas de apuestas

William Hill no atraviesa sus mejores momentos y este mes ha anunciado el posible cierre de hasta 700 de sus locales de apuestas deportivas, lo que supone un auténtico varapalo para una de las casas de apuestas con más historia. El anuncio ha dejado en incertidumbre a los 4.500 empleados de estos negocios, que en un principio podrían perder su puesto de trabajo por este motivo aunque la casa ha expuesto sus claras intenciones de recolocarles a la mayoría en la medida de lo posible y de tratar que las bajas sean voluntarias y acordadas.

Esta medida se debe principalmente a la decisión del gobierno del Reino Unido, ya anunciada hace unos meses, que pretende limitar el juego en el país con normas tan estrictas como reducir las jugadas en apuestas a 2 libras tan sólo. El volumen de juego se reducirá notablemente y por tanto la facturación de la empresa, que no puede hacer frente a los pagos de los asalariados con unos ingresos tan bajos.

William Hill ha sufrido especialmente las últimas medidas en control del juego

La presencia tan destacada de William Hill en Reino Unido, ha supuesto que se trate de la casa peor parada del sector del juego. Las pérdidas de la compañía se multiplicaron por nueve, culpa de la sección Retail, encargada de los locales físicos y que obviamente fue la que más sufrió.

Se trata de otra batalla en la interminable guerra entre algunos partidos políticos y las casas de apuestas. No obstante éste es más relevante dadas las consecuencias que probablemente tendrá. Si bien en otros casos la intervención política se limita a regular los horarios de emisión de publicidad o a apretar un poco las tuercas fiscalmente a las empresas, las medidas del gobierno británico harán un daño importante a la compañía y a sus trabajadores.