Las casas de apuestas se trasladan a Ceuta y Melilla

Casas de apuestas

La casa de apuestas española Codere, al igual que la también española Recreativos Franco, han decidido trasladar su sede a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

El motivo no es otro que las ventajas fiscales que ofrecen estas dos ciudades las cuales forman parte del plan de reforma fiscal del ya ex ministro Montoro, que en este aspecto corresponde a la intención de que empresas del juego que operan desde Gibraltar se trasladen a España.

En el caso de Codere, la sección dedicada a internet ya se mudó en octubre a Melilla, al poco tiempo de aprobarse los Presupuestos Generales de 2018. El punto de la reforma que derivó en esta situación es la rebaja del 20% al 10% sobre el impuesto de los ingresos netos, que se suma a bonificaciones fiscales generales aplicadas en estos territorios.

Esta nueva fiscalidad es muy positiva tanto para empresas como para Ceuta y Melilla, ya que son las regiones de España más castigadas por el paro y más desfavorecidas, y la situación de “Paraíso fiscal” que se da en Gibraltar hace que cualquier empresa prefiera trabajar desde el peñón que desde suelo español.

Intento de atraer empresas de juego online con sede en Gibraltar

Tanto Gibraltar como Malta son sede de numerosas empresas dedicadas al juego en internet, y en el caso de Gibraltar, la incertidumbre del brexit debería suponer un mayor motivo para trasladarse a Ceuta o Melilla.
Pero no está siendo así y las empresas que están aterrizando en las ciudades autónomas son nacionales como en este caso.

Empresas como Codere que ya facturaban en España, se están acogiendo a estas ventajas fiscales que se dan en las citadas ciudades mientras se espera la llegada de grandes multinacionales del juego que, al menos de momento, no se han decidido a dar el salto.

Codere ha contratado a Rafael Catalá como asesor para temas de regulación. El ahora ex político, formaba parte del consejo de Ministros encargado de aprobar los presupuestos de 2018.