La increíble y lujosa mansión que compraron los Beckham en Los Ángeles

/
Apuestas Noticias de fútbol

La suntuosidad y la excentricidad que destellan las vidas de muchos futbolistas -y ex futbolistas- famosos no dejan de sorprender. En esta ocasión traemos a escena a David Beckham, quien con su mujer Victoria Adams realizaron recientemente la compra de una espectacular mansión en Los Ángeles. Si bien ambos residían hasta el momento en Londres, se especula con que la mudanza es inminente y será desde Los Ángeles que sigan llevando adelante los muchísimos negocios que tienen funcionando en la actualidad. La publicidad es uno de los más destacados, que a su vez sirve para explicar la inversión que acaban de hacer.

Se trata de una vivienda que es prácticamente un palacio. Valuada en 190 millones de euros, cuenta nada menos que con ¡14 dormitorios y 27 baños! Si la noticia nos tomara por distraídos, inevitablemente pensaríamos en un hotel. Pero no, es el sitio elegido por la popular pareja casada en 1999 para residir junto con sus cuatro hijos. La construcción, que data de 1988, está inspirada en un castillo francés y pertenecía al multimillonario estadounidense Aaron Spelling, afamado productor de películas fallecido en 2006.

La fastuosa mansión

La viuda de Spelling, Candy, decidió poner a la venta la propiedad, una de las más caras del país. En 2011 fue Petra Ecclestone, hija del multimillonario Bernie Ecclestone, una de las máximas referencias en materia de Fórmula 1, quien la adquirió a cambio de 85 millones de dólares. Años más tarde, los Beckham pusieron la firma y el dinero para finalmente hacerse de la increíble mansión.

El terreno donde se encuentra tiene 19.000 metros cuadrados, mientras que la casa ocupa 5.200 del total. Además de los datos mencionados más arriba, vale destacar las 123 habitaciones que forman parte del caserón, un número que resulta tan impresionante como absurdo. Conocida como ‘Manor Spelling’, dispone de un espacio para jugar al bowling, un gimnasio, una piscina, varias canchas de tenis y un aparcamiento capaz de acoger más de 100 automóviles.

Ubicado en el exclusivo barrio de Holmby Hills (oeste de Los Ángeles), el palacete en cuestión, llamado simpáticamente ‘Beckingham Palace’, posee otras excentricidades dignas de alusión, tales como una sala de proyección con capacidad para 300 personas, dos piezas confeccionadas únicamente para envolver regalos y un área que tiene el objetivo de conservar las condiciones de humedad ideales que necesitan las cuberterías. A todo esto, la pareja planea agregar otras tantas amenidades: una pasarela para que Victoria siga trabajando en el mundillo de la moda, un estudio de baile para que la pequeña Harper (5 años) desarrolle sus cualidades artísticas y un salón para que Brooklyn (es el mayor de los cuatro hijos, tiene 17 años) se reúna con sus amigos.

Nacido para los negocios

Si hay una virtud que se le puede marcar a Beckham como ex futbolista es su capacidad para los negocios, la cual empezó a gestar mucho antes de retirarse de la práctica activa del fútbol, en 2013. Si bien en los últimos meses se le complicó el sueño del club propio (Miami Beckham United) en la Major League Soccer (MLS) por falta de inversionistas, el ‘Spice Boy’ siempre se ha destacado por su sólida y exitosa actividad empresarial. Como la mayoría de los fenómenos de la actualidad (Lionel Messi y Neymar, por ejemplo), Beckham tiene -desde 1996- una compañía que se dedica exclusivamente al manejo de los derechos de imagen y la explotación de su nombre. Se trata de Footwork Productions, que a lo largo de 2016 embolsó unos 14 millones de dólares.

Paralelamente, el ex jugador de la selección inglesa cuenta con Seven Global LLP, empresa a través de la cual ha incursionado en diversos ámbitos como la ropa, las fragancias y otros accesorios relacionados con la moda y la belleza. En sólo 7 meses del año pasado, Seven Global LLP facturó 10.6 millones de dólares. En este último monto influyó notablemente el convenio con la cadena sueca H&M.

No caben dudas que Beckham le ha dado vida a un auténtico imperio, con tanto éxito que hace unas semanas incluso rescató de la quiebra a la empresa de moda de Victoria con un préstamo de 7.8 millones de euros. Se estima que la fortuna de la pareja ascendía a los 622 millones de dólares en diciembre de 2016.

Calcetines para Navidad

En contrapartida con el excesivo lujo que conlleva la compra de semejante mansión, los Beckham parecieran cuidar el dinero en determinadas situaciones. O eso fue al menos lo que ha dado a entender el propio ex futbolista cuando le preguntaron por los regalos para Navidad. “Los calcetines siempre son una buena opción. Yo soy británico y a nosotros nos encantan los calcetines bonitos, así que eso es lo que he pedido este año. Victoria ha incluido en su lista un pijama, le gustan los que son cómodos y calentitos”, expresaba Beckham en una reciente entrevista.