18+ | Publicidad | Aplican T&C | Juega con responsabilidad

Jdigital y Cejuego, completamente en contra de las restricciones a la publicidad de apuestas

Creen que el juego ilegal puede crecer como consecuencia de esta ley

El sector empresarial del juego español se ha unido para hacer frente al Real Decreto recién aprobado en España y ya publicado en el Boletín Oficial del Estado, que regula la publicidad sobre el juego hasta un punto que se acerca a la prohibición.

Cejuego y JDigital se oponen a la Ley que casi prohíbe la publicidad del juego

El Consejo Empresarial del Juego (Cejuego) y la Asociación Española de Juego Digital (JDigital) manifestaron su más profundo rechazo y su miedo a que prolifere el juego ilegal como consecuencia de la puesta en marcha de esta ley.

Cejuego está integrado por las principales marcas de juego españolas que son Cirsa, Codere, Conei, Grupo D.C., R. Franco, Servimatic, Luckia y Orenes.
Por su parte JDigital es más amplia y abarca a la gran mayoría de operadores de juego con licencia para operar en España, monederos electrónicos y métodos de pago como Paypal, proveedores de contenidos como playtech y páginas especializadas en apuestas deportivas como es el caso de esta casa.

Ambas asociaciones coinciden en su postura hacia una ley a la que califican de injusta, puesto que deja en una clara desventaja al sector privado en contraposición con el público, que permanece ajeno prácticamente a todo lo que atañe el documento.

Intenciones de una regulación por parte del sector

Alejandro Landaluce, Director General de Cejuego, afirma que desde el sector ya se mostró una intención de regular la publicidad, tanto que es una de las premisas que se llevan reclamando desde el año 2011. De todos modos señala que el juego en España es muy seguro, y que los datos que muestra no son ni mucho menos preocupantes, además que un menor puede ser tan vulnerable a un anuncio de una apuesta deportiva que a uno que le muestra que puede ser millonario con el Cupón de la ONCE.

Desde Cejuego, las empresas que integran el colectivo entienden que haya un control de la publicidad especialmente en mensajes que pueden incitar al juego compulsivo y descontrolado, o promocionen con énfasis los bonos de bienvenida como una especie de “dinero gratis”. Pero, advierte Landaluce, en una economía libre que se produzca un atropello de estas características como la Ley recién aprobada, supone dar un paso muy peligroso y puede resultar incluso contraproducente.

Miedo a un efecto contrario

Por parte de JDigital hablaba Andrea Vota, quien también quiso incidir en que la aplicación de la norma puede derivar en que se produzca el efecto contrario al de la intención con la que fue aprobada. Vota ve ilógico que a nivel publicitario se esté prácticamente equiparando una regulación con la prohibición.

Concretamente Andrea Vota calificó al Real Decreto de Comunicaciones Comerciales de las Actividades de Juego como discriminatorio, injusto y desproporcionado. Además, en un mercado como el español en el que el juego es una actividad regulada y que para operar requiere de la obtención de una licencia que demuestre que la casa de apuestas está a la altura en todos los aspectos.

Para justificar su postura acudió a las cifras, que siguen mostrando que el número de jugadores problemáticos es el 0.3% de la población entre 15 y 65 años, una de las más bajas de Europa. Con la aclaración de que esta prohibición publicitaria no garantiza ni mucho menos que esa tasa se vaya a reducir.

Malestar por la prohibición de los patrocinios

Respecto al punto de la ley que más está dando de qué hablar por su repercusión, el de los contratos de patrocinio de casas de apuestas con equipos de fútbol y otros deportes, desde Cejuego ven con preocupación que los contratos ya firmados tengan que darse por finalizados de manera obligatoria en esta temporada.

Este apartado del decreto hará especial daño a las cadenas de televisión, que se embolsan unas cifras importantes gracias a las empresas del juego. El año pasado las televisiones percibieron 77 millones de euros por emisión de spots publicitarios relacionados con el juego, mientras que las emisoras de radio unos 41 millones. En internet el volumen de negocio es menor con 12 millones, pero también hará daño a páginas web, blogs y otros canales similares.

La Liga de fútbol española saldría bastante damnificada de esta medida ya que en otras ligas similares como la Premier League no se aplica una norma similar. Al reducirse los ingresos de los clubes españoles también se ven reducidas las opciones de fichar a los mejores jugadores, lo que trasladaría los focos de medio mundo que ahora están en la Liga española, a otras ligas europeas.