18+ | Publicidad | Aplican T&C | Juega con responsabilidad

¿Funcionan las apuestas anticipadas? Te decimos cómo

El mercado de las apuestas deportivas crece firmemente año a año y de esa manera se van popularizando cada vez más modalidades. Está claro que todas cuentan con adeptos y detractores, pero el punto está en aprovechar las ventajas de cada mercado y utilizar todas las posibilidades que tenemos a disposición de la forma más beneficiosa posible. En este caso vamos a analizar las apuestas anticipadas, también llamadas ‘ante-post’ o ‘apuestas futuras’.

Se trata de una alternativa mucho menos popular que otras tantas de las que ofrecen las casas de apuestas, la cual consiste esencialmente en efectuar una jugada con cierta antelación al final de un evento de una duración lo debidamente prolongada. Por ejemplo, un torneo de 6 meses o un año. Uno de los principales puntos a favor que tiene apostar de esta forma es que las cuotas son realmente atractivas y muy rentables, al tiempo que entre los aspectos negativos destaca precisamente la anticipación: hacer una apuesta meses antes de la finalización de un campeonato conlleva riesgos lógicos y naturales. De cualquier manera, a continuación nos introduciremos en el tema con mayor profundidad.

Ventajas y desventajas

Las apuestas anticipadas pueden destinarse tanto a jugadores como a equipos y ahí mismo encontramos una ventaja interesante: es posible realizar una apuesta concreta a largo plazo sin que ésta se vea afectada por los resultados que se producen en el camino. Esto significa que podemos acertar por el campeón de una liga de fútbol pero difícilmente nos vaya tan bien si apostamos por ese equipo en cada jornada. Otra cosa a favor es que, en muchos casos, la misma anticipación puede disminuir la influencia del azar. En pocas palabras, es probable que dependamos más de la suerte apostando en un partido que por un campeón o un máximo goleador.

Entre las desventajas, una de ellas está relacionada con la gestión de nuestro bank. La naturaleza de esta modalidad hace que un determinado monto de dinero quede inmovilizado desde el momento en que llevamos a cabo nuestra jugada hasta que el evento en cuestión concluya, bloqueándose así la necesaria rotación del capital. Paralelamente, no debemos perder de vista el carácter fundamental y determinante que tienen la investigación y el análisis a la hora de preparar una apuesta ante-post. Sin dudas, estos trabajos previos deben ser mucho más intensos y acentuados que con cualquier otra apuesta, e ir más allá de lo deportivo en sí.

Ejemplos, práctica y consejos

Las apuestas futuras se pueden efectuar semanas, meses y hasta años antes del evento, siempre dependiendo de cada caso. Esto quiere decir que podemos hacerlo previo a que la competición comience y durante el desarrollo de la misma. En fútbol, el Mundial y la Eurocopa suelen ser dos opciones recurrentes en materia de apuestas anticipadas, aunque también lo es apostar por los campeones de las principales ligas de Europa y de la Champions League. En tenis, los cuatro Grand Slam de la temporada se llevan todas las miradas, mientras que el ganador del anillo en la NBA es la estrella en cuanto a baloncesto.

Las casas de apuestas más importantes ponen estos mercados a disposición de sus clientes con mucha anterioridad. En el caso puntual del Mundial incluso ya está disponible poco tiempo antes de que finalice el anterior. Asimismo, se recomienda indagar en las reglas que cada casa de apuestas tiene con respecto a la posibilidad de que la selección escogida no participe del evento. Por ejemplo: ¿qué pasa si apostamos por Argentina como campeón de Rusia 2018 y La Albiceleste ni siquiera se clasifica? Algunos operadores anulan la apuesta y otros (la minoría) devuelven el dinero.

Entre las alternativas que brindan las apuestas anticipadas sobresalen las de ganador final, máximo goleador, descenso, clasificación a competencias internacionales, cantidad de puntos del campeón, cosecha de títulos de un equipo a lo largo de la temporada, etc. En el caso de las apuestas por un futuro campeón, se trata de una ocasión inmejorable para quienes quieren jugarle unas fichas a un claro favorito: si este equipo empieza el torneo con buenos resultados, la apuesta se volverá cada vez menos rentable.

El caso del Leicester City

Hace muy poco, el modesto Leicester City rompió con todos los pronósticos al quedarse con el título de la Premier League de Inglaterra, concretamente en la temporada 2015-16. Lo curioso es que hubo varios visionarios que apostaron anticipadamente por el título de Los Zorros, que en la 2013-14 habían ascendido tras 10 años en la Football League Championship, segunda categoría del fútbol inglés, y eran candidatos a pelear por la permanencia. En julio de 2015, las apuestas por el Leicester City campeón de la Premier League estaban ¡5.000 a 1!

Fue así que un buen número de aficionados obtuvo unos cuantos miles de libras gracias a una increíble apuesta futura. No olvidemos que en dicho torneo participan gigantes del continente como el Arsenal, el Manchester United, el Manchester City, el Chelsea y el Liverpool. El impacto fue tal que, cuando restaban disputarse cinco jornadas, algunas casas de apuestas como William Hill ofrecieron pagar anticipadamente un monto menor con la intención de disminuir las pérdidas, que igualmente se hicieron sentir en más de una compañía. Hubo apostantes que aceptaron negociar y otros que se la jugaron para finalmente obtener el premio mayor.