En el País Vasco, la vida es más Bielsa

/
Apuestas Noticias de fútbol

 

La locura y la magia se apoderaron ayer de San Mames.

Y todo gracias a Marcelo Bielsa, hombre de frente amplia y mirada adusta, que se las ingenió para fusionar el clásico empuje vasco con la dinámica “made” in Loco.

¿El resultado?

La revolución de un equipo, de un estilo y de una afición, cuyo aliento fue incondicional.

Hasta ahora, la clasificación a cuartos de final es lo de menos porque esta eliminatoria ha conseguido algo difícil de lograr. Quedar en la memoria colectiva del mundo futbolero.  

Primero fue el épico 2-3 en Old Trafford y luego un 2-1 inolvidable, que pudo ser más abultado si los vascos afinaban más la puntería.

Eso sí, el United salió con una actitud distinta a la vista siete días atrás, tratando de controlar a los “Leones” con ataques poco elaborados, pero suficientemente profundos para causar zozobra en el área rival.

Frente a este renovado Manchester, solo quedaba una cosa por hacer.

Mantener el estilo ofensivo que destruyó al United en Inglaterra, logrando que Muñaín y Susaeta perforen la defensa comandada por Ferdinand y compañía.

Y vaya si lo hicieron, pero lamentablemente el palo y la mala definición del polifuncional De Marcos ahogaron el grito de gol.

Los minutos pasaron y….

Un pelotazo surcaba los aires de San Mames, cuando de pronto, el empalme del gran Fernando Llorente inflaba las redes, desatando la locura en todo el estadio.

4-2 en el global y la eliminatoria estaba prácticamente sentenciada.

El segundo tiempo llegó y con él, la supremacía del Athletic se hizo más fuerte, mereciendo concretar la segunda anotación y con ello, infringirle una humillación histórica al Manchester United.

Hubo dos oportunidades claras para que ello suceda. Una de Susaeta y otra de Iraola, quien falló un gol increíble, tras evadir a varios rivales de manera espectacular con hábiles fintas sobre el césped.

Hasta que…a la tercera fue la vencida.

De Marcos se redimió del gol errado en la primera etapa, marcando el segundo con un fuerte disparo que tras rebotar en alguien, descolocó al correcto De Gea.

Posteriormente, vino el zapatazo de Rooney que significó el descuento moral del United, pero que no manchaba siquiera un ápice la gran actuación del Athletic Bilbao.

Ya con el 2-1, la locura se instaló en San Mames, siendo los diez minutos finales solo un mero formalismo hasta que sonara el pitazo final.

Señores, el sorteo será en unas horas. El Athletic es candidato y el libro llamado Europa League tiene páginas de sobra para que la tinta rojiblanca siga esparciéndose sobre ellas.