18+ | Publicidad | Aplican T&C | Juega con responsabilidad

El Sistema Ormond en partidos de LaLiga Santander

Seguimos repasando las diversas aplicaciones que se les puede dar a algunas de las estrategias que cuentan con mayor tradición y antigüedad en el mundillo del juego. En este caso analizaremos el Sistema Ormond, realizando una adaptación para que pueda ser utilizado de la manera más provechosa posible en partidos de LaLiga Santander (Primera División de España).

Antes de explicar de qué se trata, podemos decir que el Sistema Ormond es una alternativa más que interesante para aquellos que se encuentran parcialmente identificados con el estilo de la Martingala pero al mismo tiempo pretenden un método menos osado y riesgoso. Sobre todo pensando en la “salud” de nuestro bankroll, porque en definitiva el objetivo de toda táctica es que éste se engrose o, al menos, que se conserve estable.

En cuanto al Sistema Ormond, todo parte de una fórmula que servirá para determinar el stake: A = S x X + S. La letra “A” corresponde al stake en cuestión, la “S” es el monto de dinero que se pondrá en juego y la “X” pertenece a la cantidad de apuestas que se llevan erradas en ese ciclo. Como al empezar todavía no perdimos ninguna apuesta, la primera fórmula sería 1 x 0 + 1, cuyo resultado es 1. Por ende, el ciclo debería comenzar con una apuesta de 1 unidad. Si falláramos, la fórmula sería la siguiente: 1 x 1 + 1 = 2. Y si volviéramos a errar: 1 x 2 + 1 = 3.

Tips principales

Después de constatar el asunto que mencionamos del riesgo, vamos a desglosar cuáles son los puntos a tener en cuenta para aplicar el Sistema Ormond de la mejor forma en partidos de LaLiga. En principio, debemos saber que es una estrategia que funciona de manera más óptima con cuotas que giren en torno a los 2.00 euros por cada euro apostado. Esto significa que necesitamos favoritos pero no es fundamental que sean amplios favoritos a la victoria, con lo cual cada elección debe ser muy bien pensada. Cumplir con esta premisa nos ayudará a mantener cierto equilibrio en las cuentas.

Como sucede con otros sistemas, las rachas (positivas y negativas) marcan el ritmo en el Sistema Ormond. Un acierto después de una serie de derrotas puede acomodar rápidamente nuestra economía. Asimismo, resulta esencial establecer límites, tanto en las buenas como en las malas. Si bien esto es algo muy personal y subjetivo, lo más prudente es que un ciclo no pase las 6 o 7 unidades apostadas en una sola jugada. Y tras ello, recomenzar la serie. Estos límites son mucho más determinantes en las rachas negativas, dado que no cortarlas en ocasiones puede derivar en la bancarrota.

Ejemplos y práctica

El primer paso será analizar cada fecha de LaLiga Santander para precisar cuáles son los partidos que se ajustan para aplicar el Sistema Ormond. En ese sentido, es probable que generalmente nos sirvan los juegos que tengan en casa a equipos como Espanyol, Betis, Real Sociedad, Celta, Villarreal y Málaga, entre otros, aunque siempre dependerá de los rivales, por supuesto. Por estos días, los encuentros en los que juegan Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid será difícil que se adecuen a esta estrategia.

Supongamos que el Betis recibe al Leganés y el triunfo de los Verdiblancos paga exactamente 2.00 euros por cada euro apostado. Apostamos 1 euro y perdemos. Luego le jugamos 2 euros a la victoria del Espanyol contra el Deportivo La Coruña (cuota de 2.10) y volvemos a fallar. Si en el tercer paso del ciclo apostamos 3 euros al éxito de la Real Sociedad ante el Sevilla a una cuota de 2.25  y ganamos, obtendremos 6.75 euros en total. Restando los 6 euros invertidos hasta ese momento, llegaríamos a un balance positivo de +0.75. El propósito de este ejemplo es demostrar que un solo acierto puede “arreglar” los errores previos. Pese a ello, es posible que nuestras finanzas respondan mejor ante la alternancia de resultados que frente al efecto de las rachas.

Consejo final

No vamos a descubrir nada al afirmar que todo apostante debe tener cierto grado de mesura, frialdad y lucidez a la hora de la toma de decisiones. Es algo que repetimos constantemente y deben ser características complementarias de cualquier método. En ese aspecto, el Sistema Ormond no sólo no es la excepción sino que estos consejos incluso podrían subrayarse y destacarse con énfasis. Básicamente porque cada selección influye muchísimo en el desenlace de cada ciclo. Escoger bien los partidos y las cuotas a las que apostamos no hace más que definir el producto de las diferentes apuestas.

Llevando esto último a un ejemplo, conjeturemos que efectuamos dos apuestas consecutivas a una cuota de 2.00 y fallamos, y en la tercera lo hacemos a una de 1.30 para finalmente ganar. En ese caso, el Sistema Ormond no logrará su cometido de recuperar las pérdidas anteriores, de hecho estaría lejos de hacerlo. Con esto queremos remarcar la importancia que tiene el tema de las cuotas, que a fin de cuentas serán las juezas de nuestro éxito o fracaso con esta estrategia.