18+ | Publicidad | Aplican Términos y Condiciones | Juega con responsabilidad

Casas de apuestas

Dos futbolistas de la Tercera RFEF, condenados por intento de amaño

La directiva del club tuvo constancia de lo sucedido y además de apartar a los 2 jugadores lo puso en manos de la justicia.

Pablo Ruiz   17. noviembre 2021
Imagen conceptual de arreglo y manipulación de partidos ©imago images / Hanno Bode, 09.09.2021

Dos jugadores del CD Acero, equipo de la ciudad de Sagunto que milita en el grupo VI de la 3ª division, han sido condenados por un intento de amaño con la intencion de beneficiarse de las apuestas deportivas, fraudulentas en tal caso.

Los jugadores han recibido la condena de 2 meses de prisión, que van a evitar tras el pago de 720€ y 500€ en un juicio que ha contado con el papel de la RFEF como acusación particular.

Otro intento de amaño que termina saliendo a la luz

La acción supone un delito de corrupción en el Deporte, y ha sido emitida por el juzgado de lo Penal número 6 de Valencia.

Los implicados son capitantes del equipo y han dado la conformidad de la sentencia por lo que es declarada firme.

El juzgado considera que se produce un atenuante en la conducta de los condenados de dilaciones indebidas, por lo que se establece la inhabilitación de la práctica deportiva para ellos durante el tiempo que dure la condena.

Buscaban que hubiese 1 gol en la 1ª mitad

Los hechos en concreto dicen que los 2 jugadores implicados se pusieron en contacto con el portero del equipo para que en el encuentro contra el Club Deportivo Recambios Colón de Valencia, se dejase anotar 1 gol en la 1º mitad.

Su objetivo era apostar conociendo que esta situación se daría, para así tener asegurada su ganancia en lo que se conoce como el clásico amaño de siempre.

El portero no quiso formar parte

El portero dijo que no a sus compañeros, mientras estos le insistieron recordándole que el club, en delicada situación económica, no les había pagado dinero que les debía.

El día del partido en cuestión, el portero advirtió al entrenador de lo sucedido y el técnico notó pronto que uno de los implicados no rendía como era debido y perdía el balón con demasiada frecuencia, por lo que optó por su sustitución. El otro jugador condenado ese día no pudo jugar al hacer frente a una sanción deportiva.

El partido terminó con derrota del CD Acero por 0-1, como consta en acta no porque ninguno de los jugadores del equipo cometiese alguna acción susceptible de ser fraudulenta, sino por el natural devenir del encuentro.

La directiva del club tuvo constancia de lo sucedido y además de apartar a los 2 jugadores lo puso en manos de la justicia.