18+ | Publicidad | Aplican T&C | Juega con responsabilidad

¿Cómo funcionan las apuestas deportivas?

Ya son cada vez más las personas que deciden adentrarse en este apasionante mundillo del juego online, el cual hace no muchos años era un terreno desconocido para la mayoría. En los últimos tiempos, las casas de apuestas se han multiplicado y, en conjunto con el crecimiento de Internet y la continua instalación de publicidad en los diversos medios, se ha incrementado el número de jugadores e interesados; tanto en España como en todo el mundo.

De todas maneras, por supuesto que todavía hay quienes se siguen preguntando cómo funcionan las apuestas deportivas. A decir verdad, es muy sencillo. El primer paso consiste en la elección de la casa de apuestas, algo verdaderamente importante: en principio, hay que prestar atención a cuestiones como la seriedad y trayectoria de la compañía, métodos de ingreso y retiro de dinero, servicio de atención al cliente, gama de apuestas y bono de bienvenida. Luego, llega el momento de completar el registro.

Una vez adentro, el mencionado bono sirve para duplicar o mínimamente ampliar (depende de cada casa) el monto del primer ingreso y, de ese modo, comenzar a jugar con una cantidad de dinero mayor que la invertida. Terminado el proceso de registro y ya con saldo en la cuenta, es hora de apostar. Ante todo, esta parte no debe manejarse de forma impulsiva, sino responsable y metódica.

Es muy recomendable conocer más o menos profundamente el evento en el que se va a apostar, así como informarse de todos los detalles que puedan contribuir con el conocimiento acerca del -por ejemplo- partido de fútbol seleccionado. Allí se podrá ver que la variedad de apuestas es prácticamente infinita y lejos está de limitarse a escoger ganador o empate. Resulta posible apostar al resultado del descanso, a la cantidad de goles que se anotarán en todo el juego, a los márgenes de victoria, etcétera. Sin omitir, las tantísimas alternativas que suelen proponer los espacios destinados a las apuestas live (en tiempo real).

Vale señalar que la ganancia neta surge de multiplicar el importe apostado por la cuota correspondiente a la opción elegida, restando finalmente el monto puesto en juego. Por ejemplo, si apostamos 10 euros al triunfo de Brasil versus Croacia en el Mundial 2014 y la cuota es de 1.33, se debe multiplicar 10 por 1.33, lo cual da 13,30; a esa cifra se le quitan los 10 euros apostados, por lo que la ganancia neta sería de 3,30 euros.

Otro tema a remarcar para los novatos pasa por la suma que se pone en juego: ésta, al menos inicialmente, no debería constituir más de un 4% o 5% del saldo total de la cuenta. De esa forma, un error no dolerá mucho y permitirá seguir cobrando confianza y experiencia en un ámbito en el que la sensatez, el juicio y el compromiso son atributos fundamentales.