18+ | Publicidad | Aplican T&C | Juega con responsabilidad

Brasil incluye a las apuestas deportivas en los servicios a privatizar

Brasil confía en el sector privado para gestionar las apuestas deportivas

El sistema de apuestas deportivas que se elaboró para Brasil y que obtuvo su correspondiente reglamentación en el año 2018 aunque no llegó a implementarse, pasa a formar parte del listado de empresas estatales que pasarían a manos privadas.

Según una nota emitida por el Ministerio de Hacienda brasileño, entraría en el recién bautizado Plan de Asociaciones de Inversiones (PPI) que tiene por objeto favorecer la inversión de capital nacional y extranjero en proyectos considerados públicos que pasarían a una gestión más óptima de la mano de empresas privadas.

El Diario Oficial trata el servicio concreto como lotería de Apuesta de Cuota Fija, que permite al participante obtener premios concretos tras acertar sucesos futuros relacionados con eventos deportivos.

A finales de 2018 las apuestas ya fueron legalizadas en Brasil y se elaboró una regulación por la que se el servicio público pasaba a gestionarlas, pero nunca llegó a ponerse en marcha.

Se abren las puertas a los operadores de juego online

Al incluir a las apuestas deportivas en este programa, se espera que compañías y grupos empresariales inviertan en desarrollar sus negocios en Brasil, lo que permitiría aportar aires más dinámicos a la economía del país que desde hace décadas se encuentra bastante mermada.

El empleo es otro campo a tener en cuenta ya que la llegada de inversores supondría la creación de puestos de trabajo, que en el caso de las apuestas deportivas suelen ser puestos orientados a gente joven más familiarizada con los aspectos tan técnicos y tecnológicos propios de este sector.

La ley por la que se regulaba el servicio de apuestas deportivas en Brasil establecía una distribución en la recaudación que quedaba con el 80% destinado al cobro de premios por parte de los jugadores, el 2% para clubes deportivos de fútbol, el 2.5% destinado a la seguridad pública y el 1% quedaba para entidades de carácter educativo. El resto iría a las arcas del estado a modo de impuestos y serviría para el mantenimiento del sistema.

Un mercado de apuestas regulado supondrá ingresos públicos

Esta preocupación que lleva tiempo rondando sobre el Gobierno de Brasil por dejar bien definida la posición de las apuestas deportivas es que el modelo actual está suponiendo una pérdida de dinero para el erario público. Los brasileños apostaban desde casas de apuestas de tipo .com con lo que las arcas públicas no percibían nada de los operadores de juego. Se estima que Brasil estaría perdiendo cada año en torno a 1.200 millones de dólares por esta situación.

Hay que tener en cuenta que el juego se prohibió en Brasil en el año 1946 y dado que las páginas webs a las que acceden los brasileños tienen la sede en otros países, quedaban en un limbo legal pero en el que seguro que no podían ser sancionadas.

Desde aquel año sólo las loterías del estado son totalmente legales en Brasil, al igual que las carreras de caballos que se celebran en determinados hipódromos y en circunstancias muy concretas.