Betfair le gana la apuesta judicial a Codere

Codere había reclamado por supuesta competencia desleal

Casas de apuestas

La compañía española de juego Codere atraviesa una situación delicada. A sus problemas financieros se une la derrota en los juzgados ante Betfair con quien mantenía una acusación por competencia desleal. El inicio de este conflicto se remonta a hace unos años en 2011, antes de que llegara la ley de regulación del juego en España, cuando Codere con licencia en España acusaba a Betfair, con sede en Malta, de prestar sus servicios a ciudadanos españoles.

La acusación en concreto era contra las sociedades Betfair Group Plc y Betfair Internacional Plc. Codere solicitaba una indemnización de 11 millones de euros por daños y perjuicios, además de 2.776€ por cada día que hubiesen estado operando para españoles bajo licencia de Malta.

El conflicto surgió a raíz de los slots

Lo sucedido tiene que ver con el mercado de las máquinas de tipo slot. Tanto Codere como Betfair iban a trabajar con máquinas tragaperras similares, pero Betfair pudo anticiparse y ofrecerlas a sus usuarios españoles un tiempo antes, aunque para ello se valiese de su licencia desde Malta. Esto les premitió más tiempo para captar clientes, que de haber arrancado al mismo tiempo se hubiesen repartido entre Codere y Betfair.

La primera resolución sobre este conflicto se dio en el Juzgado Mercantil de Madrid, que ya consideró que no había infracción alguna en el comportamiento de Betfair, que no fue ni ilícito ni desleal. La ley del juego no había entrado en vigor y no existía norma alguna que convirtiese el comportamiento de Betfair en delictivo.

La situación de alegalidad que derivó en la regulación del juego

La exigencia de una licencia para operar en España llegó formalmente en junio de 2012 y a partir de ese momento sí que se hubiese producido una infracción. Antes de esa fecha los operadores de juego que ofrecían sus servicios en España se contaban por cientos, bajo el dominio .com de carácter general y en una situación de total alegalidad.

El caso Pokerstars

Codere ha tenido otros conflictos judiciales con compañías del juego, como es el caso contra Pokerstars. El Alto Tribunal declaró a través de una denuncia presentada por Codere que la actividad de Pokerstars hasta 2012, ya que después fue de las primeras empresas en obtener licencia en España, había sido ilegal. Pero en la sala de la pica roja no fueron sancionados puesto que se trataba de una situación generalizada en el sector del juego, de sobra conocida por las autoridades y que no tuvo barrera alguna hasta la fecha.

Pokerstars tenía sede en la Isla de Man, un territorio británico conocido por sus rebajas fiscales a empresas, hasta que con la llegada de la regulación tuvo que contar con sede en España para poder legalizar su situación.

El caso Bwin Real Madrid

Codere también demandó a Bwin por cuestiones similares. En el año 2011 con el operador como patrocinador del club blanco, Codere consideró que se trataba de un caso de publicidad ilícita en juegos de azar y apuestas online puesto que no estaba contemplada por la autoridad competente, entendiéndose que se vulneraba por parte de casas de apuestas y club de fútbol, la Ley 31/1991 de Competencia Desleal.