Apuestas de doble oportunidad: cómo aplicarla para sacarle el mayor provecho

Consejos de apuestas

Hay apostantes conservadores, están aquellos más osados y otros que se encuentran en algo así como un término medio. En cualquiera de los casos, no se puede negar que apostar con cierto respaldo conlleva una dosis de tranquilidad. Por supuesto que en materia de apuestas y deportes todo puede ocurrir, pero existen variantes para disminuir los riesgos, aunque con ello lógicamente también se reduzcan las posibles ganancias.

En este espacio vamos a estudiar y analizar la famosa ‘Doble oportunidad’, al día de hoy muy presente en partidos de fútbol. En pocas palabras, consiste en apostar por dos de los tres resultados posibles (1X2), con lo cual la apuesta sería ‘1X’, ‘12’ o ‘X2’. En la primera alternativa ganaríamos si se impone el local o empatan. En la segunda, si hay un vencedor. Y en la tercera, si igualan o triunfa el visitante. Cabe remarcar que, en algunas casas de apuestas, la ‘Doble oportunidad’ también puede limitarse al resultado del primer tiempo.

Cómo y cuándo aplicarla

En otra época esto sólo podía llevarse a cabo con las apuestas de intercambio, ámbito en el que Betfair es la principal referencia a nivel mundial. Con el tiempo, muchas casas de apuestas fueron incorporando esta opción en la que apostamos en contra de un resultado y cubrimos el 66,66% de las posibilidades. Como dijimos más arriba, es natural que el hecho de que nos beneficien dos alternativas de tres posibles reduzca las cuotas. Aún así, hay situaciones y circunstancias muy propicias para aplicar la ‘Doble oportunidad’.

Una de ellas radica en aprovechar cuando los equipos más importantes visitan a otros que, sin estar en lo alto de la clasificación, tampoco son los que pelean por la permanencia. En el caso de la liga española, si viéramos que el Barcelona, el Real Madrid o mismo el Atlético de Madrid tienen una visita de riesgo y creemos que la cosa se les va a complicar, ahí tenemos una buena ocasión. En ese caso se podría apostar por la victoria del local y el empate; en otras palabras, en contra del más poderoso. Esta forma de aplicar la ‘Doble oportunidad’ es interesante porque suele ir de la mano de cuotas muy atractivas, pero también es la más riesgosa.

Otros ejemplos y práctica

Si tenemos la idea de efectuar una gestión de bankroll meticulosa, responsable y cuidadosa, o bien todavía no contamos con mucha experiencia, lo mejor es jugarse a lo seguro, aunque la obtención de dividendos vaya a ser realmente baja. Siempre es preferible sumar poco y lento que no hacerlo, dicen algunos. Por ejemplo, para un partido entre dos equipos como el Athletic Bilbao y el Alavés en San Mamés, la cuota por la opción ‘1X’ difícilmente pase de 1.15 o 1.20. Esto significa que ir a lo seguro disminuye los ingresos de manera considerable. Como conclusión, emplear la ‘Doble oportunidad’ apostando por favoritos es recomendable si lo hacemos de manera masiva, con varios partidos de una misma liga o incluso simultáneamente en varias ligas.

Los que opten por el método más osado deberán prestar mayor atención al momento de tomar decisiones. Veamos un ejemplo. Supongamos que el Atlético de Madrid, segundo y de muy buena campaña, recibe a un Villarreal motivado por entrar en zona de Champions, irregular pero con futbolistas interesantes y peligrosos. El Aleti, que en la semana además tuvo Champions, será amplio favorito, pero la alternativa del empate no sonará como algo descabellado. Allí tenemos entonces una muy buena chance para jugar en contra del Colchonero, sin la necesidad de arriesgar excesivamente apostando por el Villarreal.

Consejos útiles

Para poner en práctica la ‘Doble oportunidad’ con inteligencia y precisión es fundamental el análisis de cada coyuntura. Más allá de lo que siempre mencionamos acerca de la importancia de la información y la estadística, apostar en contra de un grande o un favorito no es algo sencillo. La historia y los números marcan que estos equipos ganan más de lo que pierden, con lo cual debemos tener muy buen ojo para detectar cuándo pueden estar en problemas con anticipación.

En ese sentido es fundamental poder ver los partidos, conocer a los jugadores, saber cómo está jugando cada equipo, cómo llegan las individualidades más destacadas de uno y otro. Asimismo, el factor que constituye el estado anímico también juega un papel determinante en estos asuntos. Y aunque la corazonada nunca es recomendable en las apuestas, no se lleva del todo mal con la ‘Doble oportunidad’, habitualmente conveniente para juegos de pronóstico cerrado, sin un favorito claro. Con esto último hacemos alusión a la duda, clave en esta clase de apuestas: si tenemos dudas con respecto al resultado, la ‘Doble oportunidad’ es nuestra elección.

Vale destacar que nos referimos al fútbol porque es el deporte en el que más se usa este tipo de apuesta y esto sucede básicamente porque es el que tiene al empate como opción más reiterada. Lo cierto es que puede aplicarse en cualquier evento que tenga tres resultados posibles: así descartamos al tenis y al baloncesto pero podemos incluir al balonmano y al hockey.