18+ | Publicidad | Aplican TĂ©rminos y Condiciones | Juega con responsabilidad

Casas de intercambio de apuestas deportivas

Casas de intercambio

En las casas de intercambio de apuestas no se apuesta contra una casa de apuestas, sino contra otros aficionados a las apuestas.

Asimismo, usted puede representar el papel de bookmaker y ofrecer apuestas.

Ventajas:

Se elimina el margen de ganancia de la casa de apuestas: muchas veces es posible obtener cuotas mĂĄs altas que con una casa normal. Puede hacer de casa de apuestas y ofrecer cuotas.

Puede vender apuestas cerradas y recoger su dinero seguramente antes de que el evento en el que apostĂł haya terminado.

Último: Por medio de BoletĂ­n Oficial de Estado (BOE), se aprueba la reglamentaciĂłn bĂĄsica de las apuestas cruzadas de manera legal en territorio Español. AquĂ­ puede ver el BOE.

Noticias y artĂ­culos sobre las apuestas cruzadas y Betfair:

Usar las casas de intercambio para realizar sus apuestas deportivas le permite apostar contra otro apostador/usuario. En este caso, las casas de intercambio actĂșan de intermediarios para igualar las apuestas entre dos usuarios. El mayor beneficio es que no hay casas de apuestas involucradas directamente, y como resultado las ganancias suelen ser a menudo mĂĄs atractivas.

Normalmente, las casas de intercambio se benefician cargando una pequeña comisión sobre las apuestas ganadoras, éstas pueden variar de un 3% a un 5%.

Para tener Ă©xito utilizando las casas de intercambio, es necesario comprender las ideas bĂĄsicas de como funcionan las casas de apuestas ya que las apuestas de intercambio ofrecen la oportunidad de establecer apuestas en forma similar a las casas de apuestas.

En un sistema de apuestas estĂĄndar, si se pierde la casa de apuesta se queda con el importe apostado total mientras que en las casas de intercambio solo se debe pagar una cantidad mĂ­nima. Las casas de intercambio ofrecen una nueva tendencia en el mundo de las apuestas. Mediante las casas de intercambio uno puede establecer o tomar una apuesta hecha por otro apostador, por lo tanto no es necesario de un intermediario, ya que uno mismo es la casa de apuesta.