La fascinación de las apuestas

escrito por Albert
¿Qué nos fascina de este mundo? ¿Qué nos engancha?

Al ser humano, por naturaleza, le encanta el riesgo. Al menos al prototipo de persona que invierte tiempo y dinero en las apuestas deportivas. Y nos encanta jugar. Es como un juego, dedicamos nuestro tiempo libre a seguir el mundo de las apuestas, a informarnos sobre él. Y sobretodo, nos encanta el deporte, disfrutamos viéndolo y siguiéndolo. Aprovechamos para demostrarnos a nosotros mismos, a los amigos y demás, todo lo que sabemos del deporte, de cualquiera. Llegamos a interesarnos e informarnos sobre deportes por los cuáles nunca habíamos tenido predilección, sólo por el simple hecho de intentar conseguir alguna que otra cuota más alta de lo normal.

Además, si encima conseguimos ganar algo de dinero, mejor que mejor. Porque si he dicho, que al ser humano le encanta el riesgo, he de añadir, que además es codicioso. Y eso es lo que nos acostumbra a perder, para que negarlo, la codicia, el querer más en menos tiempo. Eso, desgraciadamente en este mundo, es casi imposible.

Lo único que cambia, respecto a cuando no apostábamos, a la hora de seguir el deporte, es nuestro grado de implicación. Vamos con todo lo que tenemos dentro con tal o cuál equipo, celebramos los puntos o los fallos de este o aquél jugador, etc. Queremos que gane como sea, cuando en condiciones normales podría darnos igual. Conseguimos así seguir con más pasión el deporte. Esto nos lleva a una conclusión lógica, evitar ir contra nuestros intereses, no apostamos en contra de nuestro equipo o jugador favorito, a no ser, que lo veamos muy claro.

Nos encanta, porque nos entretiene. Nos engancha, porque nos gusta el dinero. Y sobretodo, porque nos fascina el deporte.



otros artículos

más artículos