¿Es una buena táctica esperar los empates en las apuestas deportivas?

En encuentros parejos el empate es el resultado que mejor paga, esto se debe a que la mayoría de los equipos no saltan el campo pensando en empatar. Después si se dá, se dá.

La cuestión es cuando apostar por el empate. Si el evento es a priori muy desparejo, podemos al menos tentar el empate. Al fin de cuentas, cuando comienza el encuentro, nuestra apuesta está teniendo éxito. En algunas ocasiones resulta muy interesante ver como un equipo aguanta estoicamente el asedio de otro que tiene todo para llevarse la victoria pero no lo consigue.

Apostar al empate implica estudiar un poco más las estadísticas, ver cuales son los sistemas utilizados por los equipos y sobretodo centrarse en su situación en la clasificación. Si uno de los dos equipos está urgido, o bien por pelear el título o bien por evitar el descenso, lo lógico es que en los últimos minutos intenten el todo por conseguir la victoria. Esto puede traer aparejado o bien que la consiga o que se desnude atrás y de oportunidades de contragolpe a su rival.

En cambio si los dos equipos llegan cómodos en la clasificación, puede llegar un punto en el encuentro en el que ambos se conformen con el empate y den por bueno el mismo, haciendo un pacto de no agresión en los últimos minutos.
Eso sí, no es aconsejable abusar de las apuestas a los empates. Al fin y al cabo el objetivo de todos es la victoria.







más preguntas frecuentes sobre apuestas deportivas

más artículos